Antes de mudarme pensaba que si algo no salía como lo había planeado pues no habría problema y de alguna forma sonaría el: “Dios proveerá”.
Pero para que estresarse si pueden checar estos puntos que los harán mantenerse varios años en esta ciudad y no huir a mitad del proceso.
Adaptarse no es tarea fácil y muchos se sacan de onda cuando comienzan a darse cuenta de cómo funciona esto. Aquí algunos puntos para tener en cuenta antes de pensar moverse al D.F. o a otra ciudad y no digan que a «Chuchita la bolsearon».
1 El costo de la renta
Antes de pensar irte a vivir a otro lado (aun si es para volar del nido) considera eso que los abuelos nos sugerían: ahorrar.
Los cuartos y/o casas de asistencia andan en 1,500 (depende de la zona), pero bien dice el Pequeño Cerdo Capitalista*: no destines más del 30% de tu salario en la renta. Otra buena opción, es que hay muchas personas igual que nosotros y buscan reducir gastos y buscan la opción de compartir. En una zona céntrica la renta va desde $4,000 a $8,000 siendo muy austera (no olvides sumar los servicios).
2 Compartir
Investiga si algún amigo tuyo de la primaria o de esos que tienes en el Facebook quiere rentar contigo un depa en D.F.
Ya si eres muy suertudo, pregúntale a tus papás por algún tío lejano que te pueda tirar paro mientras estás en la búsqueda de algo para ti.
    3. Movilidad
Considera este factor antes de rentar. Busca un lugar cerca de tu trabajo o busca una ruta de transporte accesible.Otra es que tu casa esté más lejos de la chamba y tengas que tomar varios medios. Ejemplo: La renta está a mitad de precio, pero de transporte usas 4 camiones y 2 tickets del metro, más las 2 horas de trayecto que de forma diaria no te convienen. También existe buscar una estación de ECOBICI para trasladarte a lugares cercanos, metro o metrobus.
4 Pensé que mis vecinos eran diferentes
Uno cree que por llegar a una zona cómoda para vivir todo va a ser increíble, pero nadie te dijo que los domingos había un mercadito que te impide sacar el coche en todo el día o que es una zona de bares y siempre hay desmadre. Lo mejor es que busques nuevo hogar cerca de tu trabajo y consideres una zona decente. Pregunta a tus vecinos sobre la zona y todas aquellas dudas que te puedan incomodar al ver la realidad.
5 Valora tu tiempo
A veces uno piensa que en su ciudad no pasa nada y te gustaría que fuera diferente. Cuando llegas al D.F. necesitas tiempo para entenderlo. Recomiendo que seas lo más organizado que puedas y decidas en qué quieres destinar tu tiempo.
En el DF no puedes hacer muchas actividades en el día, así que compra una agenda y ordena tus actividades de la semana.
6 Busca trabajo antes de mudarse
Creo que esto es de lo más importante. No vueles sólo porque estas harto de tu vida en provincia o te urge salirte de casa de tus papás. Busca opciones que te ayuden a solventarte si no quieres regresar en unos meses a casa de tus papás.
    7. Distancias
Como diría Plaza Sesamo, “cerca” y “lejos” son conceptos que cambian al llegar. Ejemplo: en San Luis aplicabas “Mi casa está cerca” es igual a 10 o 15 minutos; en el DF cerca es de 30min a 1 hora. En SLP lejos son 1 hr y ya; en DF lejos es igual al Estado de México tipo: 2 horas y media fácil. Si tienes una cita o vas a trabajar toma en cuenta el tráfico y a qué hora entras a trabajar.  Si te vas en metro puede ser que dejes pasar varios vagones para poder entrar y no morir aplastado, por lo que considerar esos detalles es importante que salgas 1 hora antes máximo.
¡No te estreses! Mejor organiza el tiempo y arma un playlist, eso sí checa bien siempre tu celular para que no salgas bolseado.
    8. No toda la comida es buena
Si eres especialit@ con la comida, no te recomiendo que pruebes la garnacha a mitad del trabajo. Uno nunca sabe si le vaya a caer bien la comida de «Doña Gloria».
9 Adiós al espacio personal. 
Una frase que siempre me ha encantado y lo refleja totalmente es: «Vivir en un departamento es ser la memoria inmediata de tu prójimo.» Así que toma en cuenta que conocerás al cien la vida de tus vecinos (peleas y reconciliaciones, mascotas, bebés… etc)
10 Seguridad
Aquí lo tomaría como un cliché. Yo era de las que pensaba que 6 meses sin que te hayan asaltado era una maravilla. Llevo 3 años y nunca me ha pasado nada. Creo que en San Luis había vivido cosas más complicadas. Mi recomendación es estar siempre alerta, checar con quien salen y en qué zona se van a mover.
*En la onda de taxis no me meto porque aquí soy muy precavida y le corro.
11 El lenguaje
Para este punto ya deben tomar cuenta que la banda se va a reir de nuestras palabras diarias. Toma en cuenta que con el tiempo cambiará tu forma de hablar (es probable, no siempre) pero el acentito de provincia siempre está chido.
Consejo: eviten usar “feria” para el “cambio”.
12 Fondo de emergencias
Sé que al principio será complicado, pero tengan en cuenta que si andan por acá sin conocer a alguien, un fondo o “colchón” será de gran ayuda.
13 Depósito para la renta
Rentar un departamento y ser de provincia no es nada fácil. Si te interesa un depa de inmobiliaria y no tienes fiador del D.F. es muy probable que le den prioridad a alguien que sí lo tiene.  Algunas opciones son que des 3 rentas por adelantado (ya los muy manchados) otros que el deal sea con el dueño del dpto y tire paro con sólo la renta, el depósito y un fiador de tu ciudad. Aquí mi agradecimiento mayor para Coco. ¡Gracias! (:
14 El clima
Aquí hay de todo. La desventaja es que el clima es muy cambiante. En la mañana frío y en la tarde llueve. La ventaja es que podrás usar tu ropa de todas las temporadas los 365 días del año.
15 Estrés
Si te pone de malas lo rápido de la vida, que todos vayan de prisa y no te adaptas facilmente. ¡Olvídalo! Esta ciudad no es para ti.
  16. Ahorra
Creo que este punto ya lo toqué y si no pues lo repito: ¡Ahorren! Consigan una chamba de verano o apliquen la tanda en la colonia. Este es el mejor consejo que hay.
17. Haz un presupuesto
Desde ahorita ve observando el tipo de gastos que llevas y si hay alguno que puedas cambiar. Cuando estás entre comer y los chuchulucos, pues creo que ya hay al ganador.
  18. Soledad
Algo que casi nadie comenta y es importante. Hay gente que se adapta al cambio y no este punto no es prioridad, más bien es todo un reto. Hay otros que pueden viajar cada fin de semana para ver a su familia, novias o mascotas. Si no eres de los que le pesa, tienes 50% de llevarla increible, si te cuesta trabajo recomiendo trabajes con esto porque suele ser dificil y terminarás por regresar.
 19. Prepara la mente
Quizá uno esté acostumbrado a que la gente de su lugar sea de cierta forma. Saluden y sean amables todo el tiempo. Acá la cosa es diferente y cada uno vive su vida a su ritmo. EVIDENTEMENTE no toda la gente es así, pero no esperes un saludo o una sonrisa de regreso. El consejo es, que siempre seas tú y si a ti te gusta saludar hazlo. Tirar buena vibra siempre se agradece.
20. Disfruta
Por último y no menos importante. Disfruta de las cosas chingonas que estás por descubrir. Esta ciudad es un encanto y es inevitable enamorarte de ella. Un gran consejo que me dieron a la semana de llegar: “Sal a conocer la ciudad porque cuando quieras hacerlo y no estés preparada te va a comer”.
Quizá 3 años sea poco o quizá sea mucho. Lo único que sé es que no te aloques si un punto no sale como quieres. Toma en cuenta los puntos y aplícalos.
Si me quieren compartir su guía de sobrevivencia PRE viaje.

¡Bienvenida!

Foto: Mario Calderon
www.instagram.com/singcydonia