Sé que hace unos post les recomendé que no se dieran por vencidos y si querían ir a un concierto solo, ¡haganlo!
Lo que nunca les dije es que compraran los boletos con anticipación.

He comprado boletos vía Twitter, y todo ha salido chido, a excepción de la vez que un “fotografo de conciertos” vendio unos boletos y se gastó el dinero al otro día. Sigo jodiendolo. [Cries in spanish]

En mi afán por cumplir mi sueño de ver a Phoenix, se me hizo fácil comprar los boletos el mero día. ¡Gran error! Evidentemente ya no había disponibles y tuve que hacer un segundo movimiento: reventa. 

Los boletos estaban carísimos y a mí solo se me ocurrió decir, ¡jalo!, el pedo es que nunca se me ocurrió checar los boletos, pero bueno, después de todo, aprendí la lección.

1. No cedas ante el canto de las sirenas “le sobra o le faltan”. ¡No lo hagan!
2. En la parte de atrás del boleto trae una marca de agua.
3. En la parte de enfrente donde dice Ticketmaster en holograma, dice la palabra “genuine”. YA sé, es de noche afuera del foro sol, pues no, pero háganle un esfuerzo.
4. Apliquemos la de la doña del primer filtro del Corona: pasa la uña por encima del boleto y hazle una raya en donde viene el nombre de la banda, si se dibuja, es real.
5. Checa el papel, el ir a tanto concierto debe hacerte callo para sentir si es real.

Bueno, si ya de plano te diste cuenta que es fake. ¡No la vayas a hacer de pedo! Sobre todo menos solo. Al final no sabes con qué personas te vayas a topar.

Y pues nada, les recomiendo comprar el boleto en preventa porque en reventa sale al doble. 



Pasen al chuirer, mi cuenta es m_a_y_