Cuando recién llegué al DF pasé buscando en internet recetas “fáciles” para cocinar y ser esa damita de provincia que intentaba cocinar. Fracaso total. Opté por comprar atún, galletas saladas, una lata de Chiles Chipotle y una salsa roja de La Costeña enorme. Juré que eso me sacaría del paso, estaba muy equivocada.

Al mes me visitó mi mamá y como rentaba un cuarto con unos viejitos por cortesía los invitamos a comer. Todavía no iniciábamos a comer cuando uno de los señores le contó a mi mamá mis horarios en la cocina y qué hacía. Total que desde ese día fui más organizada en las compras y “recetas” que buscaba.

No me quería morir de hambre, pero tampoco quería dejar de comer mis gustitos o las enchiladas que me traía congeladas desde San Luis.
Espero que para ustedes sea un poco más fácil este paso y si no, aquí les dejo algunas opciones para que experimenten en la bonita faceta de la cocina y vean que no es tan feo llevar los tuppers a la oficina:

¥ Tomar agua tibia con un poco de limón cuando te levantes.
No soy hippie, pero tampoco se trata de sufrir. Esto se recomienda mucho para tener unos riñones sanos y un sistema inmunológico chido. Ser independiente no tiene porque sufrirse.
¥ No salgan de su casa sin comer algo. Ya sea yogurt en bote, gelatinas o avena orgánica. OJO: hay algunos productos que suenan más mamón de lo que cuestan, por lo que busquen opciones y van a ver que sí sale.
¥ Antes de comer toma agua. Esto suele pasar cuando el cuerpo está deshidratado y confunde el hambre con sed.
¥ Procura comer sentado. Esto aplica también cuando estás en la casa o la oficina. Trata de hacerlo fuera del lugar en el que trabajas o en la cama. No funcionará si tratas de comer menos.
¥ Come despacio. Mastica cada bocado y degusta su sabor.
¥ Sé consiente de lo que estás comiendo y disfrútalo.
¥ Mantén lejos el celular. Cualquier distracción puede hacer que pierdas el interés en lo que comes y quieras repetir plato.
¥ Hagan una lista de la comida que más les gusta y piensen en lo que podrían seguir comprando o en lo que de plano peden ahorrarse. Piensen que ya no podrán comprar la Nutella familiar que se comían en 2 semanas porque con ese dinero podrían pagar el garrafón de agua.
Compren comida según los electrodomésticos que tengan en casa. Si tienen microondas – qué nice, eh – o estufa, está la opción de calentarlo en poco tiempo y preparar comida rápida y/o congelada.

Si no, una otra opción son unas parrillas eléctricas.Ahora que si quieren incluir una lista de alimentos, mis recomendaciones son:

1. Huevo
Poco a poco se van a ir dando cuenta de cuánto te dura cada alimento y si les gusta desayunar bien, les recomiendo comprar un bote de claras, esas las encuentras en los refrigeradores de “abarrotes”.

2. Leguminosas
Aquí aplican las lentejas, frijoles, habas. Así que hay paquetes muy económicos, pero ojo, se trata de comer bien y no que te enfermes.

3. Pollo
Recomendaría que vayan al mercado y que ahí cheques lo que prefieras cocinar. En el super ya vienen empaquetadas si quieres pieza o filete así que échale ojo a lo quieras cocinar.

4. Las verduras/frutas
Para las prisas y comida sana, las frutas ayudan micho. Comer la fruta entera y no en jugo es lo más recomendable por aquello del azúcar. No compren por impulso o porque está el ofertón. Piensen en lo que sí se van a comer y no lo que se te va a echar a perder.

5. Pasta
Un spaguetti siempre salva de cualquier situación. Es rico, hay variedad de precios.

6. Atún
Es de las mejores recomendaciones. Alimento nutritivo y versátil en su preparación. Lo pueden comer crudo, cocido o en lata. Próximamente voy a subir un recetario con opciones que pueden preparar con atún porque después de 2 semanas me van a terminar odiando por recomendarlo

7. Leche, yogurt y queso
No soy fan de los lácteos, pero sé que muchos los aman así que pueden bajarle un poco a la cantidad o de plano sustituirlos con opciones

8. Maruchan
No por ser la mejor opción o la más rica, pero me queda claro que es la que mayor saca de apuros. No la recomiendo como parte de la canasta básica, lo que sí, es que para las prisas o poco de presupuesto funcionan bien. Agregarle verduras cocinadas por ustedes puede equilibrar está comida no tan sana.

Seamos creativos y preparemos diferentes platillos. Con sabores que nos ayuden a recordar porque la comida es uno de los mayores placeres que podemos tener.
Les dejo mis dos centavos y le dejo lo siguiente: ¿Tienen alguna receta o su lista del súper? ¡Compártanla y dejen un mejor sabor de