¿Cuándo abrir tus salas e independizarte? ¿Cuándo es el momento indicado para que tu recamara se vuelva la nueva bodega de tus papás?
Estas algunas preguntas que tienen respuestas, sin embargo, la mayoría de las veces se toma la decisión de independizarse por 2 razones:

A. Vives con tus papás y cada fin de semana te regañan con una frase tipo: “¿Cómo que estás saliendo mucho, no?” y claro, uno nomás no se aguanta.
B. Ya te vas a casar y es obligatorio salirte de casa de tus papás (no, vivir con tus papás y la susodichx no es opción)

Si ustedes están por salir de casa de sus papás y no mencionaron A o B, felicidades, quiere decir que se van en los mejores términos. No diré que no habrá reproches, pero será sin tanto drama.

Ahora, aquí hice un listado de algunas situaciones comunes (o que creen) al irte a vivir solo:

1. Viviendo la Vida Loca
El típico comentario de los amigos: “si viviera solo ya habría hecho una pedota en el depa y hubiera invitado a medio facebook”. Péraaaaate compa. Ojalá todo fuera tan sencillo como armar un evento y ya.
Vivir solo lleva muchas responsabilidades y si no estás dispuesto a pagar las consecuencias (y a que te corra el casero a la primer semana) mejor ni se arriesguen.

Sin vernos tan clavados, podría ser que solo llegue un vecino a callarte. Como le pasó a mi vecina del piso de arriba. A la morra se le hizo fácil armar una reunión en martes y con música de playlist de los 90s en youtube a todo volumen. Evidentemente mis vecinos se pusieron roñosos y se escucho cuando un don le fue a tocar.

Si no quieren recibir un mail de parte de la administración con reproches de la fiesta, no lo hagan.

2. Lavanderia 24/7
Yo no sé ustedes, pero aprender a lavar a mano ha sido de lo más útil desde que llegué al D.F. y no, no aprendí desde mi casa, me tuve que chutar varias playeras rositas porque no le armaba en la lavadora.
Si la van a llevar a la lavandería tengan cuidado, chequen si la ropa de color está separada, si es delicada o si se puede despintar. Luego no digan que a chuchita la bolsearon.
Si lo van a hacer a mano, chequen horarios, que no vaya a llover, que no le llegue el sol directamente porque se despinta o que no estén sus vecinos lavando. En mi hermosa delegación BJ derrepente se va el agua y vale la intención.

3. Buffet
La comida. Este debería ser un apartado para los independientes. En mi caso aplicaba que el domingo cocinaba y lo que quedaba lo guardaba en el refri para llevarla de lunch godín.
Los primeros meses tenía una lista interminable de recetas con atún, luego las cambie por pasta y ahora de ensaladas.

Por cierto, si alguien me quiere compartir sus recetas baras, ¡bienvenidas!
Lo que recomiendo tener en la alacena es: atún, salchichas, agua, queso, tortillas, pasta y una salsa.
Con eso la libran sin problema por lo menos en lo que vamos viendo combinaciones económicas. 😛

4. Guardar todo “por si acaso”
Es muy común que invada la incertidumbre por no saber si vas a llegar a necesitar ciertas cosas y terminas guardando mil bolsas, cajas, tuppers y demás. Al final del día se quedan arrumbados y nunca los usaste.
Aquí también aplica con la ropa. Recuerden que si llevan más de 1 año sin ponérselo, ¡bye del closet!
Está chido eso de despegarse de las cosas para que alguien más le de un mejor uso.

5. Deos proveera
Siempre he sido fan de las finanzas personales, no las aplico tanto como me gustaría, pero tener mi libreta con entradas, gastos y fechas de pago es lo mio. Mis amigos se burlan de mis recados en el pizarron de la entrada, pero prefiero eso a luego quedarme sin internet y no poder chambear.
Está bien no preocuparse de más, pero no se hagan locos y HAGAN presupuesto de sus gastos.

Recuerden que pagar en renta más del 30% de lo que ganan no está chido y a la larga puede dejarles muchos problemas.

Estos son algunos puntos. Si ustedes me quieren compartir más o les ha pasado alguno de estos pues manden un tweet a @m_a_y_ o comenten en — > https://www.facebook.com/tipsdeprovinciana