¿Qué tal? Mi nombre es Edy Lara, (el brandon para unos y Eduarrrrrdo para otros).
Actualmente vivo en Polonia y te voy a platicar un poquito acerca de mi experiencia rompiéndola al otro lado del charco.

Tenía varios años buscando la oportunidad de vivir en el extranjero y cuando finalmente llegó debo confesar que no estaba preparado. ¿Qué tan diferente puede ser? Pensé, ya tenia varios años que salí sel nido, tenía experiencia viviendo con roomies, solo y con mi novia pero no imaginaba lo que estaba por venir.

Primero: La mudanza.
Me di cuenta que la cantidad de cosas materiales que tenía (y que no podía llevar conmigo) estaba de alguna manera frenándome, desde cosas sencillas como corbatas hasta mi auto, todo tenía que considerarlo y eso me estaba frustrando, solo tenía 3 meses para organizarlo y aunque al principio parecía mucho tiempo, no lo fué.

Segundo: Donde vivir.
Cuando pensaba en vivir al estilo Europeo pensaba en Inglaterra, Francia, Alemania, esos paises populares, de los que todos hablan. ¿Polonia? No sabía mucho del país, ni cómo se vive aqui, ni el idioma y por supuesto las 2 malas palabras que sabía no me ayudarían a encontrar departamento. Afortunadamente tuve ayuda local, dos amigos a los cuales considero mis hermanos porque me “adoptaron” y me apoyaron desde que estaba en México. Con su ayuda pude encontrar un departamento tal y como lo buscaba.

Y es que, se sabe que vivir en otro lugar es difícil, pero vivir en un lugar donde los trámites son mas burocráticos que México en los 80’s (una vez conté 11 sellos diferentes en el escritorio del que me atendía), donde los empleados de gobierno no hablan otro idioma y además el servicio al cliente no es su fuerte, puede dar algunos dolores de cabeza.

Tercero: La vida en Polonia.
Agárrate, ahora viene lo bueno. ¡Es increible! Verás, todo aqui es diferente, y eso es precisamente lo que buscaba.
Desde comidas que no puedo pronunciar, hasta costumbres y tradiciones, sin embargo, en el fondo la gente de Polonia comparte algunas cosas con la de México.

Aunque el proceso de adaptación fue difícil, por ahora no tengo quejas trascendentes. Recuerdo la primera vez que fui al super, pasé media hora tratando de encontrar el detergente adecuado; es solo un detergente, ¿qué tan dificil puede ser? Cuando todas las palabras se parecen y no conoces las marcas, es muuuuy dificil, créeme.

La comida en general es buena (siempre hace falta la salsita picosa) y a la vez se encuentra variedad de comida internacional.
En Polonia la especialidad son las sopas, y con toda razon, ¡son buenísimas! Mi favorita es la de tomate, pero también tienen varios platillos a base de carne de cerdo que la rifan.

El modus vivendi polaco gira en torno al verano, de verdad, todo sucede en verano. Cuando es invierno y la pasas bien en algún lugar todo mundo te dice “espera a que llegue el verano” y sí, con verano se percibe un ambiente totalmente distinto, la gente sonríe y son felices, las calles están abarrotadas. Pero yo particularmente encuentro al invierno encantador, los paisajes en las montañas son increibles y los deportes en la nieve siempre son chidos. El invierno pasado se alcanzaron los -28°C y pude ver lagos y ríos congelados, algo que en México es un poco más difícil de encontrar.

La vida nocturna es interesante. La oferta es amplia, mis amigos no se atascan todos los fines de semana, por lo general nos reunimos al rededor de las 6 pm (demasiado temprano para mi) y la peda termina entre 10 y 11 pm (demasiado temprano otra vez) pero ojo, hablo de las chelas frecuentes. Si se trata de una “fiesta” por una celebración o cumpleaños de alguien ahí el asunto sí termina hasta el amanecer, eso es una vez al mes en promedio. Otra diferencia en este tema es que es raro que te quedes en el mismo bar que comenzaste, por lo general se recorren varios antes de “establecerte” y terminar la noche ahí.

Si estás por moverte a otro país, o está en tus planes, te paso unas de las cosas que aprendí para que te sea más leve:

-No comprar tanto. No hablo de vivir la vida básica durmiendo en el piso, no tengo nada en contra pero no es mi estilo. Me refiero a tener más control en lo que se adquire para evitar acumular cosas innecesarias que podrían frenar o retrasar los planes.

-Tener amigos locales o extranjeros. Cuando vas a vivir en otro pais la experiencia más auténtica la vas a obtener con amigos locales que te inviten a las fiestas de su familia y te inviten de la comida que preparó su abuela.

El mejor complemento que tengo para los amigos locales, es un grupo de amigos internacionales, que también están descubriendo el país y contribuyen con cosas de sus propios paises. La diferencia es que ellos van a querer explorar y descubrir lugares que a los locales no les llaman la atencion pero a ti y a ellos sí.

Por último siempre viene bien un grupo de amigos Mexicanos (pues estamos en todos lados) ya que es bueno saber donde venden esa salsa que pica, donde están mas baratos los jalapeños o qué se necesita para un trámite pero, desde mi punto de vista, no debe ser la prioridad.

-Aprender el idioma. Conozco gente que lleva 10 años viviendo aqui y no es capaz de comunicarse, simplemente por que no lo necesitan; su esposa es nativa y ella se encarga de todo o siempre pagan un traductor. Pero yo, con mi pobre conocimiento del idioma me he dado cuenta que abre muchísimas más puertas el intentar hablar con la gente que solo hacerles señas. Estoy tomando clases y aunque no es un idioma sencillo mi objetivo es ser capaz de ir a las oficinas de gobierno y hacer un tramite sin que alguien tenga que acompañarme.

-Mantener la mente abierta. Muchas cosas son diferentes, algunas no muy agradables pero es parte del proceso. Una vez que mantienes la mente abierta es muy fácil superar el choque cultural que se da los primeros meses y es entonces cuando comienzas a disfrutar. He visto que mucha gente compara con sus paises, y vamos, es obvio que de eso no se trata ya que solo genera frustración y ganas de regresar.

“Hasta aqui mi reporte Joaquín”, si estás por emprender un camino similar, deseo de todo corazón que te vaya increible y lo disfrutes al máximo. ¡Ya nos contarás tú como te va!